“Lo importante no es de dónde vienes, sino para dónde vas”.

Image for post
Image for post

La pregunta no es; si usted quiere un cambio, la pregunta es … ¿En qué estas dispuesto a cambiar, sacrificar y arriesgar?

Hoy en día después del ratón (Venezuela — efectos del alcohol) ideológico, la mayoría de los venezolanos están pidiendo un cambio, pero como siempre, nadie quiere arriesgar nada ni cambiar nada que requiera sacrificio empezando por los falsos opositores que hacen vida con el régimen tiránico.

Yo le pregunto a los venezolanos que piden un cambio ¿Cuál es el norte que desean y en que están dispuestos a cambiar a favor del país, para después pensar en el bienestar personal?

¿Será que el ciudadano está dispuesto a trabajar sin esperar nada del gobierno, esperará el ciudadano un buen trabajo en lugar de una miserable misión o bolsa clap, pagará los servicios públicos en vez de abusar de ellos para no decir que se los roban, serán ciudadanos de primera educando a sus hijos y respetando a los demás, denunciarán la corrupción en lugar de ser partícipe de ella, no aceptarán sobornos y no sobornarán a la autoridad por un bien común y hará respetar la constitución de 1961 sin el partidismo de por medio?

¿Será que el político podrá ser honesto sin engañar con el feroz socialismo y el populismo, no se robará los impuestos, trabajará por el bien de los ciudadano y no de su bolsillo, enseñará hacer la casa en vez de regalarla por un simple voto sacrificando el dinero destinado para la salud pública, respetará y hará respetar la isonomía sin pensar en amigos o familiares, velará por una enseñanza libre y sin adoctrinamiento, no someterá la libertad del ciudadano a cambio de comida?

¿Cuál es el norte que quieren los venezolanos? ¿Estarán dispuestos a sacrificar la falsa burbuja de un bienestar escaso, por un futuro de trabajo y dignidad?

La falta de compromiso es lo que hace que la sociedad no exista y se descomponga, llevando al ciudadano a vivir en una ideología socialista llena de anarquía y libertinaje.

Todos saben muy bien por las penurias por la que está pasando ese bello país llamado Venezuela y cuál es la causa, incluyendo el conformismo individual, si quieren un cambio, tienen que cambiar primero su manera de pensar y de actuar, pues la palabra sin acción se vuelve nula y vacía.

Paren la criticadera y busquen el norte para encontrar el camino que los lleven hacia un mejor futuro, exíjale a sus líderes honestidad y respeto, no se puede seguir escuchando discursos que llenan al ciudadano de esperanzas y al tirano de riquezas.

Erich Fromm en su libro MIEDO A LA LIBERTAD nos deja muy claro lo que es el juego de ajedrez: “Una actividad donde los problemas deben ser resueltos: con la razón, con la imaginación y con la conciencia. Una necesidad de realizar, de que lo que se hace tenga impacto, despierte interés y sea objeto de una respuesta de los demás. El principio de efectividad se hace presente por el amor y el trabajo productivo.”

Los cambios en un país empiezan cuando los habitantes se vuelvan ciudadanos y les exijan a sus gobernantes cumplir con sus compromisos y ellos con sus deberes, se cambia un país cuando los pobres dejan de dar lastima alimentado el socialismo, un país cambia y crece cuando el ciudadano apueste por el capitalismo y no permitiendo la corrupción en el mercantilismo.

Hay que buscar ese norte donde los políticos dejen de vivir del hambre del ciudadano y los que se hacen llamar defensores de los derechos humanos dejen de violar sus propias palabras.

“La libertad requiere de responsabilidad y la esclavitud de obediencia, es por eso que muchos desean ser esclavos en lugar de realizar sus propias vivencias”.

Written by

Solo intenta ser feliz,porque la vida es dura y poco dura -Poeta y Escritor-Defensor de la Isonomia - Nací para morir libre y vivire para luchar por lograrlo.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store