EL ARTE DE MENTIR

Luis F. Córdoba R.
3 min readDec 3, 2023

“El hombre con tal de conseguir la felicidad, permite ser herramienta del otro”

El ser humano tiene entre sus propósitos el ser feliz, en esta búsqueda cae constantemente en la manipulación del otro. Bien sea por complacer o ser complacido, este comportamiento no respeta clases sociales, tendencias políticas, ideologías o doctrina religiosas.

La entelequia del individuo siempre lo encaminara a creer, a tener fe, a confiar o permitir. Esto con el único fin de pretender ser feliz sin darle la cara la verdad que esconde la vida. Verdades que son duras y muchas veces inexplicables. Por ejemplo, el premio a la muerte.

El hombre en la búsqueda de la felicidad; felicidad que muchas veces está alimentada por la envidia que, lo único que trae es desgracia, después de tomar decisiones, o, el creer en quien le prometió proporcionarle esa felicidad.

El engaño es la creación del individuo que permite ocultar su estado emocional, sentimental, económico o espiritual. Esto ha llevado a la humanidad a guerras donde el complacer al otro ha terminado con la vida del esperanzado.

¿Quién no se ha mentido por sentirse mejor? Este auto engaño sólo logra permitir al otro para que su vida sea controlada por el que le ofrece una mejor posición en la vida, posición económica, espiritual o sentimental.

El creer, más de ser un acto de fe, es la falta del no saber, este es el talón de Aquiles del aquel que no investiga o duda de lo que le dicen, o, lo que ofrece el otro, muchos caminan en esta vida con una venda llena de ilusiones, esperando encontrar el camino de la felicidad.

El arte de mentir… Entre los políticos esta es su mayor virtud, ellos saben muy bien que consentir el pesar del otro le dará poder y dominio. En lo religiosos, ellos saben que el individuo pusilánime sólo espera milagros para tener calidad de vida o encontrar el “perdón”

El arte de mentir, es la capacidad de dominar al otro complaciendo sus dolencias sin recibir ninguna cura. Es el saber alimentar el ego del otro y complacer la envidia o el resentimiento del que no es capaz de ser el mismo.

La humanidad siempre ha caído en las manos de los embusteros, en los vendedores de ilusiones, de soluciones sociales y de milagros increíbles. Si el hombre se preocupara más en conocerse a sí mismo, para saber cuales son sus virtudes o debilidades no sería presa fácil del profesional de la mentira.

En el libro, Ética del filósofo neerlandés Baruch Spinoza, nos deja una frase que ayudaría al ser humano más libre de lo cree que es , Baruch dice, “Las decisiones de la mente no son nada salvo deseos que varían según múltiples disposiciones puntuales. Los hombres se creen libres porque ellos son conscientes de sus deseos y voluntades, pero son ignorantes de las causas por las cuales ellos son llevados al deseo y a la voluntad”.

Si el individuo dejará de ser habitante y se convertirá en ciudadano, a los políticos y, a los diferentes líderes sociales y religiosos, les sería muy difícil convencer al ingenuo para llevarlo derecho al camino de su redil.

“La mentira vende más felicidad que la verdad, pero sus efectos son muy dolorosos”.

--

--

Luis F. Córdoba R.

Solo intenta ser feliz,porque la vida es dura y poco dura -Poeta y Escritor-Defensor de la Isonomia - Nací para morir libre y vivire para luchar por lograrlo.