El hombre en política no puede ser almohada de nadie, porque después tendrá las más terribles pesadillas.

Image for post
Image for post

En el circo mundial lo que causa más asombro son los escapistas, ellos llaman mucho la atención porque su reto es tan perfecto que a pesar de la colaboración de efectos hechos por humanos se ven como algo milagroso.

Venezuela tiene un escapista que más que asombroso es ilusionista y acomodado, pues logro romper la barrera del sonido recorriendo largas distancias en tiempo record, burlando vigilancias con un giñar de ojo, oh por qué no, mostrando un carnet autorizado por la patria. El cuento es que de los pocos escapistas este no tienen mucha credibilidad.

El escapista acomodado ahora anda defendiendo el buen nombre de la internacional socialista pretendiendo en estos momentos recolectar a los adeptos oficialistas decepcionados haciéndoles creer que hay socialismo bueno o malo y, el que él defiende es bueno y de gran honor.

Es muy raro ver a un luchador por la libertad pidiendo asilo político cuando debería pensar en regresar a su sitio de origen para luchar por lo que pregona. ¿Será creíble un luchador por la libertad y la Isonomía si es que la conoce, pedir asilo cuando uno de sus requisitos es permanecer en el país solicitado, hasta que salga el régimen quien lo amenaza y de paso, sin derecho hacer proselitismo político?

Que pesar que los opositores oficialistas sigan con sus engaños, no se puede ni pensar que ellos no se sepan muy bien cómo es que se debe salir de un tirano o dictador. Hoy en día la esparzan de los venezolanos es burlada por el escapista que dice que el socialismo esta siendo afrentado por una mafia que mantiene el poder con programas sociales que sólo compran conciencias, pero no proporcionan calidad de vida.

¿Donde quedaría el honor y la dignidad del escapista? El tema venezolano para lograr un cambio ya no es de ideologías, es un tema de libertad, donde el ciudadano vuelva a tener control de su propia vida, que sea su poder económico el que controle la cantidad y la calidad de lo que quiera comprar o comer. Hasta cuando el cuento de los mesías y de las ayudas internacionales, de caer en el mismo juego del régimen buscando culpables donde no los hay, como se puede seguir negociando con los sentimientos y las necesidades de los venezolanos sin importar el daño que están causando, ya estamos viendo una sociedad en descomposición y con un relevo que sólo lleva en su mente el resentimiento y el odio.

En Venezuela seguirá en aumento los escapistas que se van del país al no encontrar seguridad social, económica y jurídica, no esos escapistas que con el cuento de luchar por la libertad de Venezuela terminan haciéndole la ante sala al socialismo del siglo XXI.

Los venezolanos están viviendo bajo la pregunta que se hacían Rusell y Eric Warren Singer cuando escribieron los guiones de la película, La Gran Estafa Americana: “¿Alguna vez han tenido que sobrevivir sabiendo que las condiciones no eran las adecuadas?”

El escapista acomodado acabo con una de las pocas esperanzas en Venezuela que era salir del sistema socialista ¿Sera que su “fuga” es sólo un plan maquiavélico para seguir dándole oxigeno a los que están en el poder?

Cuando se sigue participando en la política defendiendo una ideología, lo único que se logra es una autodestrucción moral.

Written by

Solo intenta ser feliz,porque la vida es dura y poco dura -Poeta y Escritor-Defensor de la Isonomia - Nací para morir libre y vivire para luchar por lograrlo.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store