“Hay quienes se miran en el espejo y ven en el , el rostro del vecino”.

Image for post
Image for post

La felicidad ha sido un tema muy discutido por sociólogos, psicólogos, filósofos y religiosos. Todas estas disciplinas del saber han intentado encontrar el verdadero significado de la felicidad , su origen o motivos, pero después de tantos estudios el resultado final resulta ser algo subjetivo donde interviene, la economía, lo moral y el conformismo del individuo.

La conducta del individuo siempre se enfoca en la búsqueda de un bienestar dentro de la sociedad independientemente de su posición social, económica, política o religiosa. Esta búsqueda de felicidad es aprovechada por personas manipuladoras que saben jugar muy bien con la psiquis del individuo para meterlos en un redil ideológico o religioso.

Estos personajes que dicen saber ayudar al ciudadano dándoselas de altruistas utilizan el pesar, la falta de autoestima y su mala posición económica en algunos casos para venderles al final las ideas socialistas.

Esta búsqueda de felicidad termina en un simple conformismo convirtiendo al individuo en un pobre desdichado.

Felicidad o engaño … Esto es lo que vemos día a día en países que se dicen llamar demócratas o dictatoriales, donde el ciudadano termina acostumbrándose a el modo de vida que le proporciona el sistema y de ahí empieza a construir su felicidad a bases de engaños ya que lo primero que le empiezan a restringir es su libertad.

La felicidad o el engaño, es tan subjetivo que vemos personas que dicen estar felices porque recibieron excrementos en bolsas proporcionándoles, una cena donde se engañara el hambre y, las hay que son desdichadas porque perdieron un millón de dólares en un negocio mal o bien habido.

En estos tiempos tan difíciles de crisis sociales , migraciones , dictaduras y pendejos, debemos defender lo que realmente nos proporciona felicidad y es la maravillosa libertad.

Un individuo que es responsable con su libertad medirá muy bien lo que le proporciona felicidad y no permitirá que sea el engaño quien lo mantenga con unas gríngolas sumido en la miseria del conformismo y la envidia.

La felicidad es ajena a dogmas políticos o religiosos, por ser la libertad quien conduce al individuo a verse en su propio espejo y no en el del vecino amargado y rencoroso. No se puede caer en el engaño de una felicidad mediocre donde se termina diciendo “ Por lo menos tenemos salud” “ Mañana será otros día o esto es lo que nos toco vivir”

La felicidad o el engaño van siempre agarradas de la mano por un principio natural y es que el hombre es inconforme

¿Se puede decir qué se vive bien en un país donde escasea de todo hasta la dignidad o en otro donde abundan los víveres pero hace falta la moral .? Es por eso que a la felicidad y el engaño les hace falta la señora sinceridad para poder construir una verdadera libertad entre la sociedad , donde el individuo sea dueño de su propia vida y responsable de los actos que lo harán sentir feliz o engañado.

¿Será correcto seguir diciéndole a la sociedad que el hombre busca la felicidad común donde sus dirigentes no saben que es el engaño.?

Engaños que hacen felices a otros , eso me hace recordar a William Feather cuando dijo ; “ Las mujeres mienten sobre su edad; los hombres mienten acerca de sus ingresos.” Es por es que la sinceridad es complemento de la felicidad y esto nos lo refuerza Friedrich Nietzsche ; “Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti”

“¿Valdrá la pena seguir creyendo en falsas ideologías o religiones que nos hacen crecer que debemos ser felices por el simple hecho de respirar?”.

Written by

Solo intenta ser feliz,porque la vida es dura y poco dura -Poeta y Escritor-Defensor de la Isonomia - Nací para morir libre y vivire para luchar por lograrlo.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store