“El hombre radical nunca será esclavo del miedo”

El ser humano tiene múltiples complejos, defectos y cualidades, las cuales se han formado a partir de ideologías, filosofías o corrientes religiosas, dejando en la humanidad cicatrices en su forma de ser y actuar.

El egoísmo, la apatía, los celos, la envidia, la impaciencia, la cobardía y el resentimiento son muchas de las debilidades que viven dentro de la humanidad y las que han hecho que el hombre se esclavice frente a sus semejantes.

Uno de los peores defectos que puede tener el ser humano es la debilidad, pues ella ha permitido ver crecer a tiranos, asesinos, delincuentes y miserables dentro de una sociedad donde la sed de poder, cae fácilmente en ese defecto.

En el poder público hemos visto debilidades que, al tomar decisiones, ponen la lástima antes de la razón, arruinando grandes empresas para buscar un falso beneficio de vagos y flojos, esto sólo por mantener una popularidad, mostrando la debilidad frente al desarrollo.

Hemos visto maestros que con el cuento de no traumatizar al niño, permiten el irrespeto, la desobediencia y la irresponsabilidad, mostrando su debilidad frente a la buena educación donde la moral y la dignidad está antes que la debilidad.

En los empleadores se ha notado una debilidad, permitiendo a sindicalistas destruir sus empresas, que por miedo a leyes acomodadas, dejan las riendas de sus esfuerzos en manos de maleantes.

La debilidad en padres es muy común, siempre defendiendo la famosa frase “Que mis hijos no pasen, por lo que pase yo” terminan formando seres sin valores ni responsabilidad frente a su libertad personal.

La debilidad humana… Es la que permite tener rebaños pusilánimes en rediles donde vivos y malintencionados, que se aprovechan de esa falta de criterio y decisión, esos seres que por diferentes ideologías terminan siendo un eslabón más de la cadena de la infelicidad.

La debilidad humana es la causante de la formación de dictaduras, tiranías, de manipulaciones por causa de promesas electorales, de ilusiones donde el dinero fácil vuelve al hombre objeto y mercancía.

No se puede vivir bajo la sombra del temor, cuando el hombre defiende su libertad sin mostrar debilidad ante el “superior” tendrá una vida sin fronteras y las leyes que se respetaran serán las que no van contra su integridad.

En el libro “La alegría de vivir” del maestro tibetano Yongey Mingyur Rinpoche, enseña que la debilidad es el primer escalón para hacernos fuertes ante las adversidades, él nos dice. “Dentro de nuestras debilidades e imperfecciones percibidas se encuentra la clave para darnos cuenta de nuestra verdadera fuerza”.

No se puede seguir siendo débil ante el poder, la religión o los caprichos de lo que denominan el nuevo orden mundial, donde pandemias y mitos convierten al hombre en oveja para ser trasquilada.

“el único poder que se debe respetar, es el que nos da la razón”

Solo intenta ser feliz,porque la vida es dura y poco dura -Poeta y Escritor-Defensor de la Isonomia - Nací para morir libre y vivire para luchar por lograrlo.

Solo intenta ser feliz,porque la vida es dura y poco dura -Poeta y Escritor-Defensor de la Isonomia - Nací para morir libre y vivire para luchar por lograrlo.