LA MANIPULACIÓN DEL PRÓJIMO

“El hombre libre solo velará por su propia sombra”

Image for post
Image for post

Lo que le hace más daño a un país como a su sociedad, es el interés que tienen los religiosos como los políticos por dominar a la masa con su famoso discurso del amor al prójimo.

Cuando hablamos del prójimo, nos referimos, al que convive con uno en la misma casa bien sea familiar o no, de la persona que tiene con uno cercanía de parentesco, de sangre. Mi prójimo es el que me está cerca porque es mi pariente o mi paisano o correligionario.

Uno de los pilares más fuertes que utilizan las diferentes religiones como los politiqueros empezando por los socialistas, es el deber que tiene el ciudadano con su prójimo.

Cuando no es otra cosas que un desfalco al físico, arruinar al que trabaja y engañar al creyente, estos discursos de caridad, bondad y hermandad, lo que han logrado es conformar grupos sociales, donde la delincuencia, el odio, el rencor y la envidia es el pan nuestro de cada día.

Es muy fácil construir castillos en el aire, prometer lo que no se tiene y hacer fiestas con dinero ajeno, esto es el común divisor de los que se hacen llamar líderes sociales, utilizando al necesitado como punta de lanza.

El otro es que le trunca el camino al que quiere progresar, el otro es un viacrucis de problemas que mira la riquezas de los demás con rabia y frustración, es el otro él que quiere que le resuelvan los problemas porque la religión lo dice o el político lo exige.

La manipulación del prójimo, es la causa de deseos frustrados, de metas sin cumplir y de caminos sin recorrer, desde la infancia nos han hecho sentir culpables por lo que le pase o le pueda pasar a los demás.

Por culpa de ese sentimiento mal fundado, es que el socialismo ha logrado controlar países llevándolos a la miseria y la destrucción, generando grandes divisiones sociales, como fracturas entre el pudiente y el necesitado.

La forma de ayudar al prójimo es dándole trabajo, educación moral, formación académica, exigiéndole la responsabilidad que debe tener como ciudadano, aportando por el bien del estado, no convirtiéndolos en una carga administrativa que, a la final, la terminará pagándola el ciudadano que con su trabajo le aporta al fisco.

No más lastima con el prójimo, si se quiere ganar una carrera todos deben de remar para que la canoa logre llegar a buen puerto.

Esa carga moral que las religiones como los partidos políticos le han endosado al ciudadano de bien, debe desaparecer, esa petición de caridad y de filantropía solo ha conseguido mantener sociedades sumisas e idiotas.

La única forma de llegar al éxito personal independientemente cual sea la razón, es defendiendo la libertad individual, mantener el egoísmo frente a la propiedad privada; al lograr una estabilidad emocional y económica, es ahí cuando se puede colaborar para que el otro aprenda a pescar y no a ser pedigüeño.

El prójimo no puede seguir siendo una culpa para el hombre libre, el escritor ruso León Tolstói en su libro la guerra y la paz nos dejo grandes enseñanzas.. quiero dejar aquí dos de ellas; “Todas las familias felices son iguales; cada familia infeliz, es infeliz a su manera”; “Me alegra que me veas tal como soy. Sobre todo, no me gustaría que la gente piense que quiero probar algo. No quiero probar nada, solo quiero vivir; no causar mal a nadie más que a mí mismo. Tengo ese derecho, ¿no?”.

Cuando se lucha por la libertad y la isonomía, no se puede defender la hipocresía ni la holgazanería, todos tenemos dones y talentos para hacer de nuestra vida un jardín musical o uno lleno de rosas con hambrientas espinas.

“A mi no me importa el futuro del prójimo, porque me esclaviza y deteriora mis deseos”

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store