LOS PERJUICIOS SOCIALES

Luis F. Córdoba R.
2 min readNov 26, 2023

“No hay nada más falso de lo que está detrás de un vestido costoso”.

La sociedad es una masa amorfa de normas y éticas cubiertas de perfumes que con su aroma se logra clasificar el valor del mismo. Valor que pone en algún lugar al individuo, un lugar social muy arriba, o muy abajo.

Desde el perfume se empieza a tener una posición dentro de la sociedad que clasifica, califica y condena al individuo dependiendo del frasco. Frascos con etiquetas políticas, religiosas , económicas o ideológicas.

Al desnudo lo tildan de loco y antisocial, cuando lo único que muestra es una libertad que la condenan los perjuicios según en la sociedad en la que transite.

Al individuo desde su llegada a este mundo, lo empiezan a vestir con mantas llenas de ideologías que lo único que logran es llenarlo de temor y vergüenza.

Lo más que utiliza la sociedad son sus dedos juzgadores, jueces que no miran sus harapos y del olor que expide su acomodada piel. Aquí el mal y bien se venden al mejor postor, donde los perjuicios sólo tendrán una posición social más que la razón o el sentido.

Los perjuicios sociales… ¿Quien tiene la verdad sobre el comportamiento del ser humano frente a la sociedad? Aquí no hay ninguna verdad absoluta, porque la conducta del individuo se basa en que tipo de doctrina fue educado o formado.

Los perjuicios sociales. Estos no son más que el obedecer las órdenes o leyes creadas por el mismo hombre, leyes y órdenes que sólo buscan tener al individuo preso de las mentiras que los manipuladores han creado.

¿Quién define lo que es un perjuicio? Nadie lo podrá determinar ya que la conducta del hombre, es parte de su propiedad privada, la condena de la conducta del individuo se hace cuando va en contra de la masa.

La libertad está condenada por los prejuicios que ha inventado el hombre, solo porque lo desea ver sumiso y temeroso al que dice tener poder.

Los perjuicios limitan la felicidad del individuo y esto ha hecho que tengamos una sociedad que vive siempre con una crisis existencial. En el libro El Extranjero del filósofo, novelista y ensayista francés Albert Camus. Albert nos dice. “No hay nada que esperar para ser feliz, sino simplemente estarlo”

No podemos dejar nuestra existencia en manos de una sociedad que sólo busca la aprobación del otro, de las leyes, de las conductas, las oraciones o de la posición política.

“ ¿A quién le hace daño, si te gusta el chocolate crudo? “.

--

--

Luis F. Córdoba R.

Solo intenta ser feliz,porque la vida es dura y poco dura -Poeta y Escritor-Defensor de la Isonomia - Nací para morir libre y vivire para luchar por lograrlo.