“El ciudadano como empleador debe supervisar muy bien a su empleado, para que su futuro no se vaya dentro de sus bolsillos”.

Image for post
Image for post

La Isonomía nos recuerda que todo hombre debe ser igual ante la ley y la política; esto quiere decir que no importa el estrato social, posición o condición del individuo para que sea juzgado por el poder de la ley, también nos quiere decir que todo ciudadano tiene el poder de ejercer la política para representar a sus conciudadanos.

Los puestos públicos, los cuales se derivan en diferentes ramas como son: funcionarios públicos, servidores públicos y empleados públicos tienen la obligación de pegar su conducta a los principios de la legalidad, lealtad, honradez, parcialidad y eficiencia frente al estado y a sus empleadores los ciudadanos.

La mayoría de los que aspiran un cargo público bien sea por elección, por contrato, por designación, interinato o elección directa se venden como personas llenas de altruismo, de dignidad, de moral y que odian con todo su ser la corrupción… ¡Por qué engañan?

No dudamos que muy pocos de los empleados públicos tenga esas cualidades y dones.

Pero la realidad es muy diferente cuando evaluó a MI EMPLEADO PÚBLICO, dentro del universo de empleados públicos el común denominador está el aprovecharse del fisco, de su jerarquía, de su poder y de sus influencias, convirtiéndose en corruptos en potencia, haciendo negocios para llenar sus arcas, las de sus socios o algunos familiares.

No nos extrañemos de estos ladrones de cuello blanco, pues la corrupción empieza desde el portero que guarda cupos para una cita, el que cobra por agilizar la cita y el que soborna por la firma. Esto pasa por la falta de supervisión de los empleadores, es decir de nosotros los ciudadanos quienes los elegimos y pagamos sus salarios con los impuestos que nos cobra el estado.

¿Por qué razón el ciudadano le rinde pleitesía a su empleado público cuando es él el que debe respetar y obedecer a sus jefe el soberano? Cuando el ciudadano baja la cabeza frente a su empleado, esté termina siendo un tirano frente a sus jefe inmediatos, es ahí donde nace la corrupción, el despotismo y las mafias gubernamentales.

Si el ciudadano reaccionará como debe ser frente al empleado público otro tipo de sociedad tendríamos, cuando el ciudadano se siente intimidado, oprimido, violado y abusado por su empleado debe de recordar el pasaje cuando Seneca le dijo a Nerón “Tu poder radica en mi miedo; ya no tengo miedo, ya tu no tienes poder”.

Somos los ciudadanos los que debemos evaluar, calificar, premiar o botar al empleado público; en una sociedad sana todo empleado después de dejar su cargo por el motivo que fuese, deben de ser investigadas sus cuentas bancarias, como todo tramite, orden o proceso firmado por él, así se depuraría la taza de ladrones.

El presidente, los ministros, senadores, diputados, gobernadores, alcaldes, concejales, funcionarios de la seguridad, servidores de la salud y la educación terminan tergiversando sus funciones por ambiciones personales, por ideologías manipuladoras con es el miserable socialismo o por simples actos de corrupción, con estás acciones estos empleados terminan saqueando “Robando” al estado; es decir al ciudadano.

Frédéric Bastiat nos comentaba lo siguiente “Cuando un funcionario público gasta en provecho propio cinco francos más, es porque un contribuyente gasta en provecho propio cinco francos menos. El gasto del funcionario se ve, porque se verifica; pero el del contribuyente no se ve, porque, ¡ay!, se le impide realizarlo”.

Estamos en una época de cambios, cambios de gobernantes, de sistema, de como vivir y hasta de la forma de votar, por tanto tenemos que prepararnos para saber elegir, para desnudar a los falsos aspirantes a empleados públicos y a sus colaboradores.

“Mi empleado público no podrá seguir robando, abusando con el poder que se le otorgo ni perdiendo el tiempo, si asumimos como debe ser el rol de jefes que nos corresponde como ciudadanos”.

Solo intenta ser feliz,porque la vida es dura y poco dura -Poeta y Escritor-Defensor de la Isonomia - Nací para morir libre y vivire para luchar por lograrlo.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store