Luis F. Córdoba R.

Aug 16, 2021

3 min read

OPORTUNISTAS

“Cuidado con los moralistas que aman la prostitución”

Uno de los flagelos de la humanidad es la famosa corrupción, este mal no respeta tendencias religiosas, políticas ni ideológicas y es alimentado por la envidia, la avaricia, la sinvergüencería y el odio.

Muchos de los que han llegado al poder, son líderes que conocen muy bien las necesidades de las masas, por lo tanto su carnada cae muy bien entre las personas que les gusta la vida fácil y el dinero sin esfuerzo.

Muchos de los que atacan a los corruptos han sido los responsables de crear estos monstruos, simplemente por creer en sus promesas populistas, en logros económicos sin saber de donde saldrá el dinero para cumplir lo prometido.

Los oportunistas son personas que se creen ágiles para lograr beneficios y sacar provecho de circunstancias o posiciones frente al estado, son personas cuya moral y ética se pierden por ir tras unos cuantos pesos.

Esta forma de ser de los oportunistas no tiene nada que ver con su educación ya que son personas que desvían su dignidad y sus principios, permitiendo que por sus decisiones la corrupción consiga un camino libre y próspero.

Es muy diferente aprovechar las oportunidades que nos ofrece la vida para mejorar la forma vivir, las oportunidades de estudio, de trabajo y de relaciones personales cuando van acompañadas de valores morales , los resultados siempre serán justos y equitativos.

Todo cambia cuando al oportunista por obtener beneficios o dádivas no le importa la condición ética o moral de quien le plantea un negocio o cambio de vida, esto lo vemos mucho en la política y las tendencias religiosas.

A los oportunistas no les importa el daño que pueden causar a terceros, entre este grupo encontramos a la mayorías de socialistas, a los que no les importa destruir al otro con tal de poder recibir un pedazo de ladrillo del edificio destruido.

Los oportunistas son los que mantienen a gobiernos totalitarios y criminales , ya que a ellos no les importa la miseria de los demás si ellos pueden subsistir dentro del caos. Ellos terminan siendo los tentáculos de ese pulpo que acaba con todo lo que produce dinero limpio.

La corrupción nunca se terminará mientras existan estos personajes que ven la oportunidad con ojos de hienas, los que ven un negocio productivo sin importarles el daño que pueden causar a la sociedad.

Cuando habló de oportunismo me acuerdo del escritor, economista y humanista español José Luis Sampedro Sáez quien dijo “Contagiaba esperanza, ilusión (excepto a los que querían privilegios indebidos), y lo viví como natural. ¡Por eso el franquismo me resultó tan antinatural, antihumano! el norte cayó en 1937…, y fui movilizado como soldado franquista: ver a obispos bendiciendo cañones me convenció de que ese bando defendía privilegios y pesetas.”

En el mundo de los oportunistas la moral tiene precio, la ética cheques y la dignidad bonos, es por esto que la corrupción siempre será con un ciempiés, donde los oportunistas les ayudarán a comprar sus cómodos zapatos.

“el hombre con valores morales, siempre verá las oportunidades como el paso que necesita para crecer personalmente sin dañar al otro “

Solo intenta ser feliz,porque la vida es dura y poco dura -Poeta y Escritor-Defensor de la Isonomia - Nací para morir libre y vivire para luchar por lograrlo.

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.